lunes, octubre 19, 2009

Oposición a impuestos especiales a las telecomunicaciones y servicios de Internet

Hace un par de semanas el ejecutivo federal anunció públicamente su propuesta de aplicar, a partir de 2010, un impuesto especial de 4% a las telecomunicaciones. Este impuesto se incluye en el régimen conocido como IEPS, impuestos especiales a productos y servicios que en general se consideran suntuarios o bien dignos de desincentivación.

Entidades como la Competitive Intelligence Unit y el CIDE han explicado, con base en la elasticidad de la demanda (respuesta de la demanda a los precios), cómo estos impuestos afectarán sobre todo a la capacidad de telecomunicaciones y uso de Internet de los sectores con menor poder económico. Estudios internacionales ampliamente aceptados señalan que por cada 10% de aumento en penetración de banda ancha en la población se produce un incremento de aproximadamente 1.3% en el PIB.

Asociaciones como la CANIETI, la AMITI y la AMIPCI han expresado la oposición de la industria de telecomunicaciones, tecnologías de la información, e Internet comercial a estos impuestos. En la Sociedad Internet de México, A.C. (ISOC México) hemos discutido esta materia y concluimos también que la aplicación de estos impuestos es indeseable. No suscribimos algunos de los comunicados públicos de las organizaciones afines por no encontrar alineados algunos temas (por ejemplo, un documento que nos fue presentado procuraba también la supresión de algunas actividades en forma tal que pudiera aplicarse a tecnologías innovadoras de telefonía IP, que es uno de los beneficios notables de Internet), pero sí coincidimos en algunos aspectos.

El más importante de éstos es que consideramos indebido, por contradictorio con las aspiraciones de diversos planes nacionales y sectoriales de desarrollo y con el impacto conocido de Internet en las sociedades, aumentar los costos de los servicios de Internet a los consumidores, y más grave aún en concepto, considerar a las telecomunicaciones y el acceso a Internet como algo suntuario. Retomaríamos el título de una campaña venezolana, opuesta a un impuesto similar que se propuso en ese país, "Internet necesario".

Internet como una necesidad básica y creciente implica no dificultar ni encarecer el acceso sino todo lo contrario, facilitarlo e impulsarlo, a través de presiones para intensificar la competencia, ofertas y proyectos para aumentar la disponibilidad de banda ancha para investigación, educación y desarrollo, uso de redes públicas para dar servicios de alta capacidad, nueva tecnología y elevada estabilidad a escuelas y hospitales, introducción de servicios novedosos como la disponiblidad de fibra obscura, y en capas superiores a la de acceso el impulso a los variados temas de la Agenda Digital cuyo impulso sigue siendo indispensable para México.

Observamos que es contradictorio restringir aún más el acceso a Internet cuando numerosas clasificaciones internacionales hacen aparecer a México cada año en lugares inferiores, en índices en los que la disponibilidad del acceso a Internet y su explotación amplia por las empresas y la sociedad son determinantes. Contradictorio con el desarrollo de la sociedad de la información, con el tránsito a la sociedad del conocimiento, contradictorio con la formulación de una agenda digital que lleve a un progreso extensamente distribuido de nuestra sociedad.

Al escribir estas líneas pasada la medianoche del 18 de octubre observo que la prensa refiere versiones de ajustes a la propuesta fiscal del gobierno en las que el impuesto propuesto a las telecomunicaciones baja a 2% pero no se elimina.

Si esto representa una insistencia en la visión de que las telecomunicaciones en su conjunto son suntuarias y todos sus usuarios pueden ser tasados por igual tendremos que repetir, "Internet Necesario", repetir que los beneficios fiscales de una medida como ésta no pueden ser superiores al daño al desarrollo, y que además de las cuentas fiscales que se hagan el mensaje de que las telecomunicaciones son suntuarias no será menos lamentable por considerarlas la mitad de suntuarias.

Creo que no habrá que esperar muchos meses para ver cuánto más indispensables se han vuelto las telecomunicaciones e Internet. En este mismo blog hace unos meses hacía una reflexión sobre el impacto negativo de la gripe A H1N1 sobre organizaciones y personas que no estuvieron preparadas para dar continuidad a sus actividades mediante teletrabajo y educación a distancia. Este mismo invierno veremos quiénes ya se pusieron el traje de baño. Y quiénes no se lo pudieron subir completo porque pesaba 2 o 4% más.

6 comentarios:

  1. Las intenciones de este impuesto son completamente antagónicas a las de paises como Finlandia, donde una próxima ley decreta el acceso a Internet como un derecho:

    http://www.eluniversal.com.mx/notas/633358.html

    ResponderEliminar
  2. #internetnecesario #internetnecesario #internetnecesario

    Este tema es clave para llegarle a bastantes pitufos clasemedieros aspiracionales.

    ResponderEliminar
  3. Otro ejemplo de la falta de conocimiento de los político mexicanos de la economía del internet. Han hecho exactamente lo mismo en permitir que Telmex seguir cobrando tarifas estratosféricas de interconexión.

    ResponderEliminar
  4. Mirando en retrospectiva me doy cuenta de lo importante que fue este movimiento, sin embargo, falta mucho por hacer pero #internetnecesario será un parteaguas de los movimientos sociales a través de las TICs

    ResponderEliminar
  5. Fue donde muchos nos hicimos amigos...

    #internetnecesario

    ResponderEliminar