sábado, agosto 11, 2007

El bien y el mal llegan juntos un sábado en las "redes sociales"

Dos experiencias contradictorias llegan hoy en mi uso - incipiente pero agresivo - de las "plataformas de redes sociales" como LinkedIn y Facebook en un día de trabajo sabatino (preparar una conferencia, etc.)

La "buena": lancé una pregunta en forma extensa en LinkedIn y abreviada en Facebook, y he estado recibiendo aproximadamente una buena respuesta cada hora desde entonces, todas útiles y bien enfocadas.

La "mala": en mi perfil de Facebook apareció por primera vez un "mensaje patrocinado", es decir, un anuncio comercial. Y para mayor desagrado - para mí y porque desmiente la teoría - está muy mal enfocado. Un banco me anuncia que si abro una cuenta me pueden dar un cupón con el cual puedo obtener una pizza gratis... si soy estudiante de Temple University. Mal para ese banco, PNC, por hacerlo mal, y ser el primero en mi radar con esta forma de spam.

Seguiré experimentando con las "redes sociales"; está claro que sin que con certeza sean el futuro, muchas de sus características "llegaron para quedarse" o son precursoras de las que otros servicios continuarán. Pablo Hinojosa discute esto bien en su blog hoy (además comento que se me hace una genialidad el título del blog, emequis.info).

Por último: como este blog aparece en Facebook, entro en un ciclo de autorreferencia que sin duda será de interés para algún buen estudioso de Hofstaedter aunque en vez de Gödel, Escher, Bach nada más me toquen el maestro de matemáticas de la secundaria 28, el Papirolas y el trombonista de la murga.

1 comentario:

  1. Hola Dr

    Interesante el tema con respecto a las plataformas de redes sociales. En una plática de sobremesa, compañeros y yo discutíamos el tema "¿por qué tener un blog y escribir poco en él?" Tal vez por falta de tiempo, porque hay pocas persona a quien les interese el último lugar que visitamos, el último disco que escuchamos, el último ...
    Aunque no encontramos una respuesta precisa, compartimos la idea de que siempre que queremos publicar algo, debe ser algo que nos impacta o algo nuevo y que no sea trivial para nosotros como editores. Algo que a pesar de haberlo leído en algún otro sitio Web, debe de mostrarse diferente, o traducido a nuestro idioma.

    Para quienes no son muy amantes de la tecnología, tal vez el miedo esta en que el uso de un blog no es muy intuitivo, pero para quienes estamos cerca de la tecnología, ¿será esto parte del miedo para no hacer poco uso de las redes sociales?

    En un tono muy paranoico, lo “malo” podría ser que los lectores obtengan información que pueda ser usada en tu contra: dónde estas, a dónde quieres llegar, lo último que haces, el último problema que solucionaste, etc.

    Otra conclusión a la que llegamos, es que una actitud de pensar mucho las líneas que se quiere publicar, podrían hacer que el conocimiento se redujera mucho y por consiguiente se compartiera poco.
    No dudo que este tema podría ser trabajado en una tesis por alumnos de disciplinas sociales o, por qué no, alumnos de ingeniería.

    ResponderEliminar