lunes, mayo 11, 2009

¿Por qué querría conectarse a Internet?

En un comentario a la entrada anterior de este blog, Jéssica de la Portilla Montaño (escritora, bloguera, testigo de proyectos importantes, y más) recuerda que cuando por primera vez oyó hablar del proyecto "e-México" se preguntó para qué querría conectarse a Internet un mexicano que no contara con electricidad y otros satisfactores básicos.

Ésta es una pregunta recurrente desde que Internet salió del ámbito académico (e incluso antes de ello) y quizás valga la pena volver sobre ella muchas veces.

La respuesta más seria a la pregunta es "no sabemos". Lo que sí sabemos es que a muchos mexicanos aislados y empobrecidos, como a muchos otros seres humanos en similares condiciones en otros países, las conexiones a Internet les han servido de mucho para contar con herramientas que permiten superar esas condiciones de miseria y marginación - incluso sin que ellos estén directamente conectados a Internet, vale decir, sin que en sus hogares haya una computadora conectada a Internet, ni hagan ellos uso de computadoras de uso compartido o colectivo en centros de población.

El beneficio llega a través de lo que por varios años ya he llamado un "intermediario efectivo": un miembro de la familia, en la mayoría de los casos joven que estudia en una escuela, que sí tiene acceso a Internet, que sí tiene una sensibilidad a las necesidades de su familia marginada y pobre, y que sí conecta las dos cosas.

Este o esta joven adquiere información de salud, o para la productividad del trabajo de la familia por rural que éste sea, o para muchos otros fines; la selecciona y procesa, y la prepara para presentarla a la familia. Ejemplos conocidos son los de jóvenes que mejoran las artes de pesca de familias huaves en Oaxaca o de cría de truchas en las montañas en Nayarit, de jóvenes que llevan cuentas de banco, auxilian en la obtención de créditos en la banca de desarrollo, auxilian en la preservación de la salud de la familia, etc.

Este "intermediario efectivo" es uno de los principales motores de la Sociedad de la Información.

Su intermediación no sólo es un transporte de información. Es exitosa por la selección de información, la presentación efectiva a quien puede usarla, y por la difusión a otros que también pueden beneficiarse.

Es decir, corresponde a una acción que transforma la cultura de la información, de la cultura tradicional que no pocas veces es - sin demérito de su efectividad - holística, tácita, y expuesta a la intervención excesiva de elementos no racionales, a otro modo de manejo de la información: desagregada, explícita, y disponible para la crítica racional.

Sobre la pregunta inicial, entonces, encontramos una respuesta al menos parcial - no se trata de elegir entre acceso a Internet y comida, acceso a Internet y empleo, acceso a Internet y medicinas, acceso a Internet y el esfuerzo colectivo y oficial de llevar la electricidad a cada casa. Éstos son falsos dilemas. Hay que sumar el acceso a Internet, y a sus beneficios, a la búsqueda de la alimentación, la salud, y el empleo, mediante la acción privada, sin duda, pero infaltablemente a través de políticas públicas e inversiones pública adecuadas.

APARTE. En el mismo comentario Jéssica se refiere a blogs bien escritos y a algunos muy malos. Por la calidad del suyo, temo su juicio sobre éste.

4 comentarios:

  1. Lo que me parece increíble es como todavía a esta altura del partido
    siga habiendo gente que cuestione si realmente requerimos de acceso a
    Internet. Seguramente en alguna época cercana existieron los
    retrógradas que pensaron que leer y escribir no eran habilidades que el
    ciudadano común "quisiera" tener. "Ellos están mas preocupados por lo
    que van a poner en la mesa al día siguiente, no en querer aprender a
    leer" seguro sería alguno de sus argumentos.
    En fín si todavía tenemos que lidiar con esto además de con ISPs
    cuentachiles y un gobierno aletargado, no cabe duda que tenemos mucho camino por recorrer. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Imposible dejar pasar por alto este post debido a que frecuentemente me encuentro en la disyuntiva de la calidad de la información que nos llega a través del internet. Creo que las opiniones son encontradas y cada parte guarda una postura concreta y conveniente al respecto. He aquí lo que pienso. Tengo 38 años. Me siento un fiel exponente de la generación "x", crecí con las computadoras, por causas aún desconocidas éstas han sido y son generadoras de los principales satisfactores de mis necesidades básicas y otras no tanto. Tengo casi veinte años dedicado a la informática. Trabajo con jovenes. Lo malo de este negocio es que cuando menos te lo esperas, el compañero de al lado es un chamaco con una capacidad y lógica informática impresionante. Cada día es más difícil sorprenderlos o enseñarles. Pero no todo es lo que parece, el gran defecto de las ganeraciones "y" y "digital" es que dificilmente son capaces de aprender algo nuevo. La sociedad de la información ha quedado en eso, una sociedad informada. Cada día, los jovenes, están más informados pero carecen de los aprestos necesarios para hacerse de nuevos conocimientos. Es decir, pueden aprender nuevos métodos de codificación, nuevos lenguajes, nuevas formas de mejorar el desempeño de una aplicación pero sí les pedimos que desarrollen un plan de ventas, de mercadotécnia, de negocios referente a lo mismo que están haciéndo, nada más no... Se les cierra el mundo, lo que bajan de internet para resolver esos aspectos no les da para en verdad resolverlos. No leen, no les gusta tomar un libro, no saben. Piensan que la información en general debe ser del tipo que ofrece una enciclopedia, una referencia, un dato, nada más. La adquisición del conocimiento, los procesos congnitivos, la asimilación del concepto son temas desconocidos para ellos. La globalización me los ha puesto en un pedestal, pero se requiere que atiendan su propio desarrollo. Hay que volver acercar a los jovenes a la lectura y a los mecanismos convencionales de adquisición del conocimiento. Por supuesto, sí lo que deseamos como nación es una verdadera sociedad del conocimiento. La información que ofrece internet para quién no tiene los recursos para satisfacer sus necesidades básicas es como dar pan al que se muere de sed, como dar amistad al que pide amor. Sirve, pero no lleva a la concresión de las soluciones fundamentales.

    ResponderEliminar
  3. El comentario anónimo de arriba está tan denso que mi respuesta deberá ser muy bien meditada, pues en algunas cosas concuerdo y en otras de plano ni al caso.

    A Alejandro Martínez:

    Cuando escuché sobre "e-México" por primera vez, pensé que era otra jaladísima Borguiada del ahora Dr. Fox.

    Ahora que he visto e-México con más detenimiento, debo decir que:
    1. en Gobierno sí se trabaja,
    2. e-México sí busca un bien común para vencer toda brecha posible,
    3. me encanta la idea de que un habitante de zona marginada pueda entrar a Capacinet desde su Centro Digital Comunitario,
    4. la idea de que una mujer migrante pueda consultar en línea todo lo que tenga que saber sobre su situación, y
    5. no en balde e-México fue nominado para el World Summit Award, premio recibido nada menos que por la revista electrónica mexicana más leída cada viernes... supongo que saben a qué Reporte me refiero.

    ResponderEliminar
  4. Alejandro, igual que tú, no me atrevo a aventurar respuestas concretas al porqué un mexicano o cualquier persona con cierta marginación estará interesado en conectarse a Internet. Lo que sí creo, es que la encontrabilidad (Morbile) y la usabilidad de las páginas es un tema prioritario en lo que respecta al acceso a la información. Muchos de los sitios de gobierno o de instituciones públicas son prácticamente innavegables. Me ha tocado ver que incluso los miembros de una institución tienen problemas encontrando la información en sus propias páginas institucionales.

    Para que los ejemplos que mencionas se den, necesitamos actualmente usuarios expertos en navegar los laberintos que construyen los “web masters” institucionales. Creo que para poner la información al alcance de más mexicanos, necesitamos no sólo de estos “intermediarios efectivos” o interfaces humanas de usuario, sino también de sitios mejor diseñados.

    Ojalá que gracias a blogueros y profesionales de las tecnologías de la información como tú podamos ver poco a poco un mayor y más fácil acceso a la información, para que incluso quienes no usan las máquinas directamente, puedan beneficiarse de las nuevas tecnologías.

    ResponderEliminar