lunes, mayo 04, 2009

Cuando baja la marea, cuando el destino nos alcanza- Política Pública y TICs,

Un artículo de Thomas Friedman en el New York Times refiere una frase ilustrativa tanto al tema del artículo como al que aquí me ocupa: "cuando baja la marea se ve quién estaba nadando sin traje de baño", atribuida a Warren Buffett.

Friedman la utiliza para apuntar ácidamente que en Estados Unidos la crisis actual está dejando a la vista malas decisiones tomadas a lo largo de décadas en el sistema educativo; la falta de profundidad y calidad en la educación, el desaprovechamiento de capacidades e innovaciones, se están volviendo particularmente aparentes y dañinas.

Otro tanto puede apreciarse en nuestro país ante la crisis producida por la epidemia de influenza humana A/H1N1 de las últimmas semanas. Si bien por un lado afloran nuestros nuevos héroes, como la Dra. Celia Alpuche Aranda en una magnífica entrevista de la revista Science, y los muchos médicos, enfermeras, QFBs y otros investigadores y analistas clínicos, y muchos más, por otro se vuelve incontestable la evidencia de algunas carencias.

De las carencias, me parecen particularmente dramáticas aquéllas que son o se han vuelto estructurales, y a la vez son producto de decisiones tomadas a lo largo de muchos años, es decir, no tenían una inevitabilidad geológica. Están a la vista algunas en materia de investigación y capacidad de detección e identificación de microorganismos nocivos, producción de vacunas, etc., acerca de los cuales no me expreso en mayor detalle hasta no contar con mejor información de expertos y criterio propio. Sin duda debe ser materia de un profundo debate público.

En cambio observo otra gran ausencia que pudo ser evitada en materia de educación a distancia, e-learning, "blended learning", recursos educativos en línea, TICs en la educación, u otros nombres: no disponemos de un acervo consistente, disponible en línea de manera confiable y constante, abierto, y que represente de manera completa el currículum minimo de consenso de todos los niveles educativos. Esa ausencia se ha vuelto crítica ante el cierre, necsariamente intempestivo, de las escuelas del país.

De haber contado con estos recursos, la SEP no se hubiera visto reducida a promover el entretenimiento televisivo y algunos juegos simplistas en los hogares, como una alternativa que ruega a los niños y jóvenes algo así como "el tiempo que te quede libre, si te es posible, dedícalo a mí"; en lugar de ello hubiera podido decir el equivalente a "todos a Internet y a su horario de televisión" y ofrecer un grado de continuidad académica muy superior.

Decir "si Enciclomedia hubiera sido concebida en línea no estaríamos así" es como decir "si hubiera parque no estarían Usteds aquí", frase por la que era conocido el General Anaya antes de convertirse en la estación del Metro más odiada en Calzada de Tlalpan. Uno más de los "hubieras". Pero el análisis del pasado para construir un mejor futuro pasa por el análisis de fortalezas y debilidades, que en buena medida se informa de los "hubieras" bien entendidos.

Así, cuando se empiece a planear el México post-2009, habrá que recordar lo que nos dolió la falta de una infraestructura científica y médica completa, la falta de prácticas establecidas de teletrabajo, la falta de una cultura de comprensión a los mensajes científicos en la población abierta, y la falta de recursos educativos en línea suficientes para dar continuidad a la educación en una contingencia.

Porque contingencias... eso sí es seguro que las seguirmeos teniendo que enfrentar.

2 comentarios:

  1. Me parece muy bien que te preocupe el que México tenga en línea el currículum mínimo de consenso de todos los niveles educativos. Pero pretender que eso hubiera ayudado en gran medida al encierro que sufrieron los estudiantes de todos los niveles me parece exagerado, salvo que te refieras únicamente a los más pudientes de la población.
    ¿Acaso internet ya es accesible a TODA la población?, ¿Todas las familias cuentan con una computadora en casa conectada a internet de la misma forma en que no les falta la televisión?, ¿Las familias tienen los recursos para enviar a sus hijos, influenza mediante, a un café internet?
    Creo que hay que trabajar en que la educación cuente con alternativas pero para que se logre eso que dices "todos a Internet y a su horario de televisión" habría que trabajar en el reparto de la riqueza.
    Parece que tu comentario no toma en cuenta la realidad económica de las familias mexicanas.

    ResponderEliminar
  2. Hola en este momento estoy navegando por la red y me encontré con tu blog que seguramente esta muy bueno, pero me es imposible verlo a todo, es por eso que te mando un saludo y espero que le sigas poniendo tantas ganas como hasta ahora. Hasta pronto.


    Firma: http://lomascodiciadodelplaneta.blogspot.com

    ResponderEliminar