viernes, abril 18, 2008

Banda ancha: tres días, tres personas, tres visiones

En los últimos tres días me he encontrado con tres visiones acerca de la banda ancha y el desarrollo de México que bien vale la pena poner donde se vean juntas:

1. Sergio Sarmiento, a mi juicio muy atinadamente, habla a favor de la disponibilidad de redes de banda ancha como un elemento fundamental para el desarrollo. Buenos y claros argumentos a favor de la disponibilidad de estas redes y de la de frecuencias libres para proveerlas con conexión inalámbrica. Si acaso yerra es en identificar banda ancha con (A)DSL, tecnología adecuada para el hogar y pequeñas instalaciones organizacionales, y no con un espectro más amplio de tecnologías, entre las cuales están los enlaces dedicados y las "lambdas", otra manera de proveer conectividad a través de enlaces dedicados. Si en ADSL y enlaces como E1's o STM-1's el problema es de altos precios por escasa competencia, en fibra obscura es simplemente la ausencia del producto en el mercado. Mucho más grave. Y lo es más si la CFE no abre una ventana hacia las necesidades de la investigación y la educación. Al parecer un detonante del artículo de Sergio es la baja calificación con que aparece México en el informe de la OCDE sobre penetración de banda ancha.

2. Andrés Oppenheimer (¡yo citando a Oppenheimer después de lo que nos hemos desgreñado! - claro, en confrontaciones de ideas de buena fe) parece coincidir con la visión de la UNAM al clamar por mayores inversiones en educación superior como ejes del desarrollo. Andrés escribe impulsado por las malas calificaciones o más bien malas ubicaciones aplicadas por el Foro Económico Mundial a países latinoamericanos en el Índice de Preparación Digital al que me he referido en entradas anteriores. Y apunta: "los autores del ranking, titulado Índice Global de Tecnología de la Información, me señalaron que la conectividad es, cada vez más, la clave para lograr crecimiento a largo plazo" y "que la caída de la región no se debe a que sus países hayan dejado de invertir en infraestructura de internet, educación o innovación, sino a que otros, en diferentes regiones, lo están haciendo a mayor velocidad."

3. Cito un boletín de prensa de la UNAM, "
el director general de Telmex, Héctor Slim Seade, destacó que un factor esencial en el desarrollo acelerado que el país requiere, es la incorporación de la Internet al sistema educativo mexicano en todos sus niveles y especialidades.
La principal limitante para el crecimiento de la banda ancha en la nación, agregó, es que cuatro de cada cinco hogares no tienen computadora, de éstos, aproximadamente el 80 por ciento ya cuenta con acceso a Internet; de ahí la importancia de incrementar la penetración de equipos en las viviendas."

Es decir, en mi traducción un poco peatonal, "el problema no es que no la vendo sino que no la compran".

Debe irse aclarando que hablar de banda ancha puede perdir sentido si no se habla con claridad. Y aunque la evolución del mercado del consumidor podría llevar a una elevación más rápida de las conexiones a Internet de banda ancha para los hogares y las pequeñas instalaciones, el problema de fondo, la disponibilidad de banda ancha en enlaces de alta calidad, en capas bajas del modelo de la red, con tecnología innovadora, y dejando al usuario el control del canal, sigue siendo un tema de crisis que habrá que enfrentar con inteligencia y al que el gobierno no puede eludir por mucho tiempo sin empezar a hacer inequívoca su responsabilidad. Oigamos a Cowhey... estamos condenando a las grandes empresas a 7 años de retraso y a la sociedad a 15 cada día que no proveemos banda ancha real en la infraestructura para la innovación.

En CUDI la conducción del proyecto Internet 2 en México está buscando nuevas y creativas maneras de hacer clara esta necesidad y de explorar alternativas para proveer el recurso a trabajos académicos de primera que hoy están en riesgo. La Sociedad Internet de México, como ISOC toda, también se ha ocupado del asunto. Ojalá logremos un impacto positivo.

2 comentarios:

  1. Mi comentario a pie y en banqueta sin guarnición.

    Me parece que sería interesante comparar cuantos de esos casos del "el problema no es que no la vendo sino que no la compran" se deben a condiciones de pobreza.

    Es es muy diferente estar convencido de las ventajas (aunque sean imaginarias) que ofrece una computadora en casa y no poderla comprar (ni en la tienda los abonos) a tener el ingreso necesario pero no considerar la compra.

    Arriesgándome a que las cifras me desmientan pensaría que los indices de pobreza en México dificultan la adquisición de equipos de cómputo más la renta de algún servicio de Internet.

    Si a esto le sumamos una visión de uso de computadora en la educación básica pobre y añeja, es decir, que se limita sólo al uso en el aula de medios o salón de clase, perdiendo la oportunidad de generar competencias de uso como una herramienta para enfrentar la vida moderna; creo nos deja un panorama adverso en el que no sólo hay que establecer condiciones para que las personas de conecten a Internet a precios razonables, también hay que buscar formulas más convenientes
    para impulsar una apropiación de los usos en la Internet por parte de los que ni banquetas, ni guarniciones tienen.

    ResponderEliminar
  2. La pobreza definitivamente afecta la capacidad de llevar una computadora a casa y conectarla a Internet, solo que, al parecer esta afectación no es pareja.

    Segun algunas fuentes reconocidas de información en Mexico hace un año teniamos 8.7 millones de computadoras con conexión a Internet y 63 millones de celulares.

    Tengo la impresion que el costo de propiedad de una PC en casa con acceso a Internet y el de un celular son similares (si consideramos los gastos asociados al celular; funda, cargador de coche tonos del chico elizalde protector de pantallas de lorena herrera, etc, etc).

    Creo que el Celular tiene una componente de "onda fashion" que la PC con Internet carece. Esto me obliga a pensar que el motivo de la baja penetración de la banda ancha en Mexico además de la pobreza y el mercado controlado por unos pocos, que encarece los servicios, es también cultural.

    El año pasado la Sra que ayuda a las labores domésticas en mi casa me comentó que tenía muchas deudas y que necesitaba una PC para su hija que iniciaba la preparatoria. Le ofrecí la computadora que acababamos de dejar de usar en casa y que la pagara como pudiera y se la llevo el mismo día. Van a decir que que gacho yo, que se la debí haber regalado, pero cual fué mi sorpresa después comentando con mi esposa que me entero que las deudas que tenía la señora eran por un par de Celulares con camara y mp3 que habia sacado a crédito para ella y su hija. Resulta que eran de un modelo mucho mejor que el que yo usaba entonces. Me dí cuenta que yo si estaba dispuesto en gastar bien en mi PC, pero no en mi celular y para ella su prioridad era la opuesta.

    ResponderEliminar