miércoles, febrero 07, 2007

Julio Beltrán, Presta tu Voz, y los derechos de autor

En http://ptv.schtuff.com/sobre_la_ley_de_copyright el amigo el Mtro. Julio Beltrán inicia un blog sobre el proyecto "Presta tu Voz" (audiolibros en red) y discute el impacto de las leyes y prácticas de derecho de autor sobre la posiblidad de publicar libros en audio (audiolibros) para ciegos y débiles visuales en línea. El proyecto "Presta tu Voz" (que también describe Julio allí) es una de esas iniciativas super-nobles y bien orientadas, que merece el mayor éxito. Seguro podremos desentrañar este asunto pronto. En una de ésas, nuestros amigos de Creative Commons le hallan la cuadratura que visiones más ortodoxas (¡para no llamarlas estrechas!) y restrictivas no permiten. León Felipe Sánchez, ¿nos estás leyendo?

3 comentarios:

  1. Alejandro:
    Sobre ese tema he estado pensando desde hace tiempo, pues tengo la intención de hacer algo similar con los textos de mi blog. Estoy seguro que podríamos encontrar a varios autores que con gusto nos regalarían su voz y sus textos para evitar el problema de la licencia así como está, y poder iniciar el proyecto. Tienes alguna sugerencia de a quién contactar para esto? saludos!

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que los estoy leyendo y ojalá pueda escucharlos. Con mucho gusto me pongo a sus órdenes para contibuir en lo que pueda con este proyecto que, como bien has dicho, es por demás noble.

    ResponderEliminar
  3. Este asunto requiere de soluciones integrales, que obviamente son más compleja de implementar.

    Si bien Creative Commons facilita la realización de audiolibros o grabaciones para invidentes u otro tipo de limitados físicos, porque el autor directamente autoriza este tipo de utilizaciones, no deja de ser cierto que para acceder a las grandes obras creadas, antes de cc, o con sistemas rígidos de derechos de autor se necesitan reformas legales que lo autoricen expresamente, ya sea mediante excepciones al derecho de autor o mediante licencias obligatorias.

    Algunas legislaciones lo permiten desde ya (obviamente en países desarrollados), es cosa de proponer esas reformas en nuestros respectivos países.

    ResponderEliminar